Capaz de integrarse en cualquier espacio. La silla TOM se caracteriza por un estilo muy personal de líneas esbeltas y continuas, capaz de evolucionar en materiales, personalización y opciones.